Off the map

Forget what you saw in residency” Ben Keeton, Off the map, ABC

Imagino que cuando ABC tuvo que decidir como sería su nueva apuesta para la noche de los miércoles alguien tuvo una brillante idea: ¿por qué no cogemos una serie y la trasladamos al escenario de otra para crear una tercera? la trama médicosexual de Grey’s anatomy en la jungla de Lost? Eso es, en términos generales, Off the map, la nueva serie, precisamente, de Shonda Rhimes y Jenna Bans, creadoras de la serie que cuenta todo lo que pasa en el Seattle Grace y de Betsy Beers, a su vez productora de Private practice, el spin off que protagoniza Kate Walsh.

Off the map cuenta la historia de un grupo de médicos norteamericanos cuyas múltiples y variadas circunstancias han llevado a “la ciudad de las estrellas”, un poblado situado, como se dice nada más comenzar el piloto, “en algún lugar de Ámerica del sur”, un recurso que, por cierto, no responde a otro objetivo que el de evitar merecidos reproches geográfico-culturales de todo tipo.

Ben Keeton (Martin Henderson) es el fundador de la Clínica Cruz del Sur, el centro médico al que acaba de llegar la novata Lily Brenner (Caroline Dhavernas) tras terminar su etapa como residente. Viendo el piloto, uno puede imaginarse el desarrollo de la primera temporada: Lily y Ben se enamorarán y empezarán una relación que, tras unos capítulos, sucumbirá ante la presión de Ryan (Rachelle Lefevre) ex pareja de Ben recientemente reincorporada para recuperar a su chico. Lilly encontrará refugio en sus amigos Tommy (Zach Gilford) y Mina (Mamie Gummer) mientras Ben recibe consejos de su compañero Otis (Jason George). Todo ello amenizado con casos médicos de dudoso rigor científico.

Les suena? Efectivamente, resulta prácticamente insultante ir dándose cuenta, a medida que avanza el capítulo, de que los personajes y las tramas son calcados a los de Grey’s anatomy. Se trata de un remake en toda regla cuyo único objetivo es el de coger el relevo cuando la segunda desaparezca. No es la primera vez que ABC intenta algo así este año. Flashforward tenía que llenar el vacío de Lost y no hace falta recordar como terminó el invento.

En definitiva, y a parte de poner de manifiesto que Off the map puede darnos, a lo largo de la que seguramente será su única temporada, involuntarios e hilarantes gags idiomáticos (en el piloto hay varios ejemplos de situaciones absurdas e incluso ofensivas para cualquiera que comprenda nuestro idioma), poca cosa se puede decir más allá del hecho de que se trata de una serie diseñada (con toda la carga machista que ello conlleva) para mujeres y que gustará en la medida en que sus seguidores acepten (consciente o inconscientemente) el hecho de que no aporta absolutamente nada nuevo respecto a su hermana mayor.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s